659498386 - 981 59 69 35 comercial@camari.es

La Pintura

Pintura plástica

Se trata de una de las principales opciones en cientos de regiones. Este tipo de pintura lavable destaca por su resistencia al agua, su poca productividad de olores y la forma sencilla para aplicarla a la pared. Aquí tenemos tres tipos de acabado:

-Satinado: Duradero, acabado con brillo, fino al tacto y resiste la suciedad por bastante tiempo. Se recomienda utilizarlo en paredes lúcidas.

-Mate: su punto fuerte está en que es una cortina para tapar los desperfectos de las paredes. En comparación con la pintura satinada, esta es lavable en menor medida. Su acabado es opaco y no refleja luz. Su uso es más recomendado en paredes con irregularidades.

-Brillante: Lavable y resistente al agua. Su uso es más recomendado en fachadas y paredes externas. Siempre son el aceite y queda perfecta en madera y metales.

 

Pintura base

La pintura base es una opción bastante económica que se suele implementar como preparación para las paredes. Esta alternativa es ideal para suavizar las superficies. Al alizar la pared, puede sellar esas imperfecciones, al mismo tiempo en que se adhiere mejor a dicha superficie.

Pintura sintética

Para aplicar este tipo de pintura es imprescindible primero aplicar una base. De la misma manera que la primera opción, la pintura sintética posee 3 tipos de acabado: satinado, mate y brillante. Puedes optar por esta razón por su resistencia al paso del tiempo y la suciedad.

Pintura al temple

Lo primero que debes saber en relación a este tipo de pintura es que no se recomienda utilizarla en paredes que cuentan con humedad, pues podría formarse moho en la misma. La pintura al temple no es lavable y no se recomienda usarlas en paredes que no han sido previamente lavadas. Además de ser económica y resistente.

 

Nuestra preparación de la vivienda para pintar

Una vez escogida la pintura procedemos a preparar la vivienda.

-En superficies previamente pintadas, comenzamos por retirar la pintura que no esté adherida.

-Otro problema frecuente es el moho, que puede rebrotar tras la aplicación de la mano de pintura, por ello es fundamental eliminarlo antes de que ocasione problemas.

-Siempre suelen haber pequeñas hendiduras, arañazos grietas que no favorecerán al buen aspecto, y serán más notables si pintamos con una pintura satinada, con enduido plástico o alguna masilla para paredes, se pasa en la superficie y se retira el exceso de material antes de que seque.

-Limpiar y quitar polvo.

-Utilizar fijador o sellador, también llamado imprimación para paredes. Sella las paredes para que absorba menos cantidad de pintura, cubriendo mejor el color anterior y gastando menos. Por eso la aplicación de sellador es imprescindible en paredes nuevas, en reparación de grietas y en paredes que hace tiempo no son pintadas.